Rosa de la Lastra – Santander

Antes de trabajar con Isabel yo me sentía que no valía para nada, no me sentía valorada, me sentía culpable de todo lo que pasaba a mi alrededor, de lo que pensaban, si estaban de mal humor, si sufrían…
No sabía administrar mi tiempo, tenía la sensación de no parar y no tener un minuto para mí, estaba siempre muy cansada y sin ganas de nada.
No tenía tiempo de llamar y mucho menos de ver a mis amigas.

Trabajar con Isabel me ha ayudado a darme cuenta conscientemente de que sólo soy responsable de mi vida, mis actos y pensamientos, no de los de los demás.
No soy responsable de lo que piensen o hagan otros, si están contentos o tristes, si me interpretan bien o mal.
Después de trabajar en la Gestión del Tiempo, tengo muy claro cómo debo administrarlo y compruebo que puedo hacerlo todo sin sentirme estresada. Es más, creo que hago más que antes pero estoy relajada.
Ayudo todo lo que puedo, pero sabiendo que es importante tener tiempo para mí. Ahora lo tengo, y he aprendido a decir que “no” sin sentirme culpable.

Gracias a lo que he aprendido, ahora disfruto de cada momento con todo conocimiento, dándome cuenta de lo afortunada que soy, tanto si estoy con mis hijos, nietas, hermanos, amigos… como si disfruto de la soledad y el silencio que tanto me gustan, de los paseos, la música, los libros….

Ahora me siento con suficientes recursos para ser dueña de mi vida, de mis pensamientos, para sentirme totalmente realizada, valorada, aceptada, sentirme en paz conmigo misma y los demás, ser feliz y sentirme contenta en todo momento.

Recomendaría trabajar con Isabel a todos aquellos que no se valoran, no se quieren, no se admiten. A todos los que quieran hacer un cambio positivo en su vida, en la relación consigo mismo y mejorar la calidad de su día a día.

 
Por: Rosa de la Lastra
Ama de Casa, Santander – España

Comments on this entry are closed.

Solicita una Sesión Informativa GRATUITA conmigo

Solicita una Sesión Informativa GRATUITA conmigo

40 minutos para conversar sobre ti, tu momento, tus inquietudes, qué retos tienes por delante y así poder concretar la forma de encauzar el proceso